19 . 3 . 2019 Volver al listado

Las preferencias políticas continúan sin grandes cambios

Los resultados son similares a los que se vienen registrando en los últimos tiempos. Las variaciones en la última medición no son estadísticamente significativas, por lo que la conclusión continúa siendo que el escenario está estable. En los últimos dos años, de febrero de 2017 hasta ahora, el Frente Amplio ha estado en promedio algo por encima del 30% (variando entre 30% y 35), el Partido Nacional en el eje del 30% (entre 27 y 34%), y el Partido Colorado en el entorno del 10% (entre el 5 y el 12%). 

Los cambios respecto a la elección anterior

Si estos datos se comparan con el resultado de la elección anterior, en la primera vuelta de octubre, se visualiza que el Frente Amplio está bastante por debajo de su nivel de votación: tuvo 48% de los votos, y hoy tiene 33% de la intención de voto, por lo cual tiene una pérdida de 15 puntos. El Partido Nacional está en el mismo nivel (votó 31% y eso es lo que hoy recibe entre los ciudadanos), y el Partido Colorado está también casi en su nivel de votación anterior (13% y 12% respectivamente).

Hay quienes dicen que el Frente Amplio ya estuvo en esta situación en la elección anterior, en la cual las encuestas sugerían un desenlace más parejo de lo que realmente fue. Esto es cierto, pero también tiene sus matices. Al comenzar el 2014 el Frente Amplio estaba en una situación significativamente mejor que la que está hoy. En febrero del año electoral el Frente Amplio recibía 45% de las intenciones de voto, contra 28% del Partido Nacional y 14% del Partido Colorado. En aquel momento el FA logró crecer en la campaña y alcanzar la mayoría parlamentaria. Este año la brecha entre lo que el FA (o el PN) necesitan para ganar, es mucho mayor que la que necesitaba el FA en 2014.

Con los resultados actuales, todos los partidos están hoy lejos de los niveles que necesitan para ganar en una primera vuelta, o para tener mayorías parlamentarias. Ni siquiera captando la totalidad de los indecisos actuales el Frente Amplio o el Partido Nacional estarían logrando hoy un triunfo en primera vuelta, y difícilmente la mayoría parlamentaria. Es cierto que los partidos también podrían crecer a costa de otros. Las campañas tienen su dinámica, y muchas personas pueden cambiar su voto durante el año. Eso podría facilitar que algún partido alcance niveles más altos de los esperados por la sola suma de indecisos. Pero ¿cuánto crecen los partidos en campaña?

¿Cuánto crecen los partidos en las campañas?

Está claro que eso depende de los contextos, y cada elección puede ser distinta. Sin embargo, si se analizan las últimas elecciones presidenciales en Uruguay, se encuentran ciertas regularidades: en todos los casos se identifican partidos que durante el año electoral (a veces incluso en pocos meses), lograron crecer en el entorno de 10 puntos o más. Otros, por supuesto, perdieron adhesión.

Por tanto, hay que tener en claro que durante las campañas la intención de voto se mueve. Dada la experiencia histórica, sería extraño que durante este año algún partido no creciera cerca de 10% hasta la elección (siempre ha habido alguno que lo ha hecho). También sería extraño que hubiera algún partido que superara el 15% de crecimiento (nunca ha habido ninguno que lo haya logrado).  Tanto el Frente Amplio como (un poco más) el Partido Nacional necesitarían acercarse a ese número de crecimiento si quisieran alcanzar la mayoría parlamentaria.

¿Y si hay segunda vuelta?

Si efectivamente ningún partido logra la mayoría parlamentaria y se va a una segunda vuelta, será central ver cómo se comportan los votantes de los partidos que quedan fuera del balotaje. Por ejemplo, si a la segunda vuelta pasan un candidato del Frente Amplio y uno del Partido Nacional, ¿a quién votarán los votantes del Partido Colorado, Partido Independiente, Partido de la Gente y el P.E.R.I de la primera vuelta? Esto dependerá de muchos factores: de la política de alianzas entre los distintos partidos si las hay, de las afinidades ideológicas, de la aceptación o rechazo de los candidatos, de las cosas que ocurran en campaña.

Pero también es claro que lo que ocurra en una segunda vuelta va a estar condicionado fuertemente por los resultados efectivos de la primera vuelta. Si luego de la primera vuelta los resultados muestran que hay un bloque político, una alianza entre partidos, que tenga mayoría parlamentaria (no propia, sino como bloque), esto incide sobre el escenario electoral de manera distinta a si no hay ningún bloque con mayoría parlamentaria y todo está en disputa en esas cuatro semanas. Ese es el sentido técnico que tiene “sumar los partidos tradicionales” o “sumar la oposición”: imaginarse si una posible alianza opositora podría tener mayoría parlamentaria o no, en las elecciones de octubre.

Si se diera esa hipótesis, el hecho no necesariamente determinaría el resultado de noviembre, pero sí que tendría influencia sobre el mismo, y por eso es relevante monitorear la probabilidad de estos escenarios. En el caso de la encuesta de marzo, por ejemplo, la suma de PN y PC es 43% (no suficiente para alcanzar la mayoría parlamentaria), y si se agrega al PI y al PdG, la suma es 45% (tampoco suficiente para alcanzar la mayoría parlamentaria pero muy cerca de ese objetivo).

La situación es clara: si la elección fuera hoy, un acuerdo de oposición está más cerca que el FA de alcanzar una mayoría parlamentaria en octubre. Pero claro, la elección no es hoy. Falta toda la campaña y, como quedó demostrado, el escenario en octubre podría ser bien distinto al actual.

 

Balance final y desafíos de los partidos

En definitiva, el escenario está muy abierto. Falta toda la campaña, falta nada menos que la definición de los candidatos, que es un motivador del voto muy fuerte, y todo indica que el proceso será muy interesante. El desenlace es imposible de predecir a esta altura.

El Frente Amplio procurará ganar por cuarta vez consecutiva. Tiene la fortaleza de continuar siendo el principal partido del sistema en número de adherentes (el “piso”o o “núcleo duro” del Frente Amplio es más alto que el de los otros partidos), y de contar con varios de los líderes políticos mejor evaluados del país. Pero muestra hoy una dificultad mayor que en otros períodos para crecer por encima de su “núcleo”, y el contexto de insatisfacción con la marcha de las cosas no favorece sus chances de retener el gobierno.

El Partido Nacional se encuentra ante una oportunidad real de ser gobierno, situación que le ha tocado pocas veces en su historia. Hoy es el partido que está captando mayor nivel de adhesiones por fuera de su núcleo duro, lo cual muestra que hay electores no blancos, que están viendo en este partido elementos atractivos. Pero el tramo que le queda por conquistar para cumplir sus objetivos es todavía amplio, y se enfrenta a un rival duro como el FA.

El Partido Colorado se encuentra revitalizado. Luego del anuncio de la retirada política de Pedro Bordaberry, había quedado reducido a una mínima expresión electoral, muy cercana a su “núcleo duro”. En el último año se produjo la recomposición de su oferta de candidaturas, con un candidato nuevo y el retorno del más experiente, y a partir de ahí una recuperación. Aún está tercero a distancia de los otros dos partidos, pero tiene potencial para crecer.

El resto de los partidos está disputando batallas diferentes. El Partido Independiente / La Alternativa ha ampliado su oferta electoral incorporando agrupaciones que provienen de otros partidos, y procura de esta forma enriquecer su oferta y ampliar sus horizontes. Ha venido creciendo lenta pero sistemáticamente en las últimas elecciones y busca consolidar y profundizar este crecimiento.

El Partido de la Gente está haciendo del combate a la inseguridad su eje central de posicionamiento, intentando sintonizar con lo que hoy es la principal preocupación de los ciudadanos. Será su debut en la elección nacional, por lo que buscará tener por primera vez representación parlamentaria a través de representantes electos por este partido.

Unidad Popular mantiene de manera extraordinariamente estable un electorado del 1%, que fue lo que obtuvo en la última elección, y es lo que obtiene en todas las encuestas. Esto habla de un piso firme, aunque por el momento tampoco ha encontrado espacios de crecimiento.

El P.E.R.I., un partido de nicho temático en torno al medio ambiente, no ha tenido hasta ahora representación parlamentaria. Gradualmente, sin embargo, empieza a tener una base similar a la de Unidad Popular: un 1% de votantes sistemáticamente lo menciona en forma espontánea como el partido al que votaría.

En un gobierno que probablemente será un gobierno de acuerdos o de coalición, todos estos partidos (e incluso quizá algún otro de los muchos que se van a presentar a la interna) pueden terminar teniendo incidencia importante en los destinos del país.

Ficha técnica:

Los datos presentados en este informe fueron elaborados sobre la base del sistema regular de medición de Opinión Pública y Banco de Datos de Equipos Consultores. La última encuesta fue realizada entre el 22 de febrero y el 11 de marzo de 2019.

El universo de estudio es toda la población de 18 años y más, residente en zonas urbanas de 5.000 habitantes y más, de todo el país. El marco muestral utilizado es el Censo de Población del INE 2011.

La muestra es estratificada, probabilística polietápica con peso poblacional, aplicando cuotas de sexo y edad en la selección final del entrevistado.

La encuesta fue realizada cara a cara, en los domicilios de los entrevistados

Fueron entrevistadas 1420 personas de 18 años y más de edad en 357 puntos muestrales de todo el país. El margen de error esperado para una muestra probabilística de 1420 casos es de +-2.6% considerando un intervalo de confianza del 95%, y para p=q=0,5.

Los resultados están ponderados según voto anterior, región, nivel educativo, edad y condición de ocupación de los encuestados.

El estudio es multicliente e independiente, no realizado para ningún grupo político, empresa o medio de comunicación en particular.

La tasa de respuesta (RR1) es del 14%. Corresponde a la tasa de respuesta "RR1" según los criterios de AAPOR (The American Association for Public Opinion Research 2011. Standard Definitions: Final Dispositions of Case Codes and Outcome Rates for Surveys. 7th edition. AAPOR.)

Pregunta:

Como Ud. sabe, en el año 2019 habrá elecciones nacionales, para elegir presidente y parlamentarios. Si las elecciones fueran hoy,  ¿A qué partido votaría?

ADJUNTOS
Galería de imágenes Volver al listado

Noticias relacionadas