29 . 7 . 2015 Volver al listado

Confianza de consumidores cae en junio; permanece en zona de pesimismo

Confianza del Consumidor - Junio 2015

Luego de tres meses consecutivos en que el ICC registraba caídas de más de 6% respecto al mes anterior, en junio la variación fue menos pronunciada: -2,5%. De esta manera, se completa un primer semestre del año en que, salvo febrero, en todos los meses se registraron descensos en los niveles de confianza. Las caídas acumuladas a la fecha condujeron a que desde mayo el nivel de confianza del consumidor se haya instalado en la "zona de pesimismo", donde permanece.

Con el nuevo dato de junio, el ICC registra su valor mínimo desde que se mide en Uruguay, al situarse por debajo del registro de noviembre de 2008 cuando tras haber detonado la crisis financiera internacional, se había alcanzado el anterior mínimo del nivel de confianza.

Este mínimo del ICC en los últimos ocho años coincide con que en junio alcanzan su máximo el índice de "desempleo esperado para los próximos 12 meses" y el de "inflación esperada", que además son, respectivamente, los dos "otros indicadores de confianza económica" que más variaron en el mes. En el caso de las expectativas de inflación, además, por primera vez ingresan en zona de "importante pesimismo".

Todas las caídas del ICC en lo que transcurre del año hasta junio habían sido resultado del descenso simultáneo de los tres subíndices que lo componen. En junio, sin embargo, se registra una leve recuperación (1,1%) de la Predisposición a la compra de bienes durables. Esta leve mejora a su vez es producto de una recuperación de la Predisposición a la compra de electrodomésticos (7,6%) que más que compensa la caída de la Predisposición a la compra de casas y autos.

O sea, mientras este último subíndice continúa deteriorándose, lo que permitiría inferir que la demanda en los respectivos mercados seguiría perdiendo dinamismo, habría que ver en los próximos meses si el de electrodomésticos podría estar estabilizándose, o si la mejora del mes de junio simplemente sería un efecto puntual vinculado al cobro del aguinaldo.

En esta misma línea, la relativa estabilidad de la percepción de la Situación Económica Personal se debería a que en junio mejoró la percepción de la Situación actual, mientras volvió a caer la expectativa sobre la Situación a un año.

Variación Confianza del Consumidor Junio 2015

Expectativas de Desempleo según atributos

El índice que mide las Expectativas de Desempleo aumentó 13,4% en junio respecto a mayo y alcanzó un máximo histórico desde que se releva la encuesta (agosto de 2007). Si se comparan estas expectativas al inicio de la presente administración de Gobierno con las de 5 años atrás, se puede apreciar el efecto del cambio de ciclo económico: se pasó de una zona de optimismo (índice menor a 50) a zona de pesimismo.

Comparando el promedio de respuestas de los consumidores en el primer semestre de 2015 con las de enero-junio de 2014 (que en general aumenta 3,7%), y clasificándolas por atributos de quienes responden, se puede apreciar que a mayor nivel educativo, mayor es el deterioro de expectativas en materia de evolución del mercado de trabajo para los próximos 12 meses. En tal sentido, mientras llegan inclusive a mejorar en el segmento de consumidores que cuentan con ciclo básico, aumentan en los segmentos de consumidores con bachillerato y estudio universitario completo (crece 16,9% en este último).

Esto podría indicar que a medida que se cuenta con más formación como para "leer" las señales del entorno, los consumidores se tornan más pesimistas. Este patrón de respuestas de alguna manera se correlaciona con el que surge del análisis según segmento socio-económico. Al respecto, desde una estructura de relativamente similar nivel de pesimismo hace un año (apenas por encima de lo neutral), el segmento de mayor nivel de ingresos es el que se torna más pesimista en materia de empleo (expectativa de desempleo aumenta 13,1%), seguidos por el segmento de ingresos medio, mientras en el bajo mejoran las expectativas.

En otro orden, el pesimismo crece más entre los hombres que entre las mujeres (8,0% vs 0,1%), en la misma comparación semestral. En cuanto a las variaciones por segmento etario, los cambios más notorios se observan en los extremos de edades de la población económicamente activa: entre consumidores de 18 a 29 años y de 50 y 59 años es entre quienes aumentó más el pesimismo (15,0% y 9,2%, respectivamente), siendo estos los grupos etarios que enfrentan relativamente mayor tasa de desempleo, lo que podría afectar su expectativa para los próximos 12 meses. Asimismo, el pesimismo crece más en Montevideo que en el interior del país (7,8% vs 1,6%, respectivamente).

Otros Indicadores de Confianza Económica

El deterioro de los niveles de confianza económica que indica el ICC en el mes de junio, fue generalizado entre los Otros Indicadores de Confianza Económica, ya que ninguno registra recuperación. El indicador que presentó la mayor variación en junio respecto al mes anterior fue el Índice de Expectativas de Desempleo.

Este aumento se da en un marco en el cual la tasa de desempleo publicada por el INE se ha incrementado desde el 6,7% del promedio enero-mayo de 2014 a 7,3% en igual período de 2015, donde se observa una pérdida de puestos de trabajo, un aumento del número de trabajadores con seguro de desempleo y en que las propias expectativas de los consumidores respecto al futuro de la economía, continúa deteriorándose. Si bien la tasa de desempleo aún continúa en niveles históricamente no preocupantes, seguramente será una variable a considerar en el marco de la próxima ronda de acuerdos salariales.

El segundo indicador que aumentó en mayor magnitud luego de las Expectativas de desempleo fue el de Expectativas de Inflación que tras un aumento de 10,8% respecto a mayo alcanzó también un máximo desde que comenzó a relevarse el índice. Por primera vez el índice ingresa en zona de "importante pesimismo".

La depreciación de 11,4% en los primeros seis meses frente al dólar presiona al alza los precios de los bienes transables. A su vez, en el marco de la voluntad del gobierno por contener el déficit fiscal probablemente los precios administrados tampoco serían un ancla. De este modo, una contención al aumento de los precios podría provenir de la desaceleración de la demanda interna que se está registrando, y serían claves las decisiones que se tomen en los acuerdos de salarios.

 

Fuente: Extraído del informe de Junio - POPCE (UCU-Equipos). Documento adjunto.

ADJUNTOS
Índice de Confianza del Consumidor - Junio 2015 Volver al listado

Noticias relacionadas