27 . 3 . 2015 Volver al listado

Confianza del consumidor sube en febrero

Confianza Consumidor Febrero Equipos

En el mes de febrero el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) revirtió parcialmente la caída de enero, al registrar una mejora de 2,1% en el mes. La recuperación del ICC en el mes de febrero fue impulsada por la Situación Económica del País (5,0%) que siendo el subíndice que más se había contraído en enero, prácticamente se recupera de dicha caída.

La Situación Económica Personal permanece estable (-0,4%), registrando contracciones muy graduales en los últimos cuatro meses, con lo que el subíndice ya retornó al nivel previo al "salto electoral" del mes de octubre. Por su parte, la Predisposición a la compra de bienes durables (2,0%) interrumpe tres meses seguidos de caída.

Entre los “otros indicadores de confianza económica”, la mayor variación la registró el índice de Preferencia por monedas para depositar (-14,0).  

La menor preferencia por el peso respondería a la lenta pero sostenida depreciación del peso uruguayo que se viene registrando, en un contexto global pautado por las expectativas de incremento de la tasa de interés internacional mientras en lo regional en los últimos meses destaca la fuerte caída del real, factores que entre otros sostendrían expectativas de mayor cotización del dólar en el mercado local.

Una inflación más moderada en el mes -en particular en los rubros más "visibles" por parte del  consumidor- explicaría la otra mayor variación en febrero: las expectativas de inflación de los consumidores caen 12,5%.

Al igual que cada año desde 2010, según los datos de Cuentas Nacionales publicados por BCU, en 2014 el consumo privado creció a mayor ritmo que el PIB (4,2% vs 3,5%). Tal como se estimaba a partir del subíndice Predisposición a la compra de bienes durables, el ritmo se desaceleró respecto al año anterior (el consumo privado pasó de crecer al 5,2% en 2013 a 4,2% en 2014).

Cabe señalar que en el marco de un relevante gasto en turismo de compras y por internet, no todo el gasto de las familias se tradujo en ventas locales. En ese sentido, habrá que monitorear en 2015 la evolución de la Predisposición a comprar -que estaría cayendo en el trimestre en curso- y la competitividad respecto a los mercados con los que se compite en esas modalidades.

 

Otros indicadores de confianza Económica

El índice que registró el mayor cambio en el mes de febrero fue el de Preferencia por moneda nacional para depositar, donde la preferencia por el peso frente a otras monedas cayó 14,0% respecto a enero.

Durante febrero el tipo de cambio registró un incremento de 0,4%. Por tanto, más que una reacción a la pérdida de valor de la moneda local, que en el mes no fue de mayor entidad, lo que estaría cambiando son las expectativas de los consumidores de que ese comportamiento se profundice en los próximos meses. En un marco de debilitamiento del dinamismo y de los equilibrios macroeconómicos de la economía brasilera no sería transitorio el fuerte debilitamiento del real que se viene observando.

De la misma manera, el alza esperada en la tasa de interés internacional será gradual pero progresiva, en el marco de un cambio de condiciones externas de menor dinamismo, y de estrechamiento de los márgenes de la política macroeconómica local, son todos factores que apuntan a esperar un gradual pero sostenido incremento del valor del dólar en el mercado local.

En este marco, el índice de Preferencia por monedas que en 2011 había alcanzado un máximo de 72,5, en febrero se ubicó en zona de pesimismo, con un valor de 47,5.

Por su parte el índice de expectativas de inflación de los consumidores en febrero cayó 12,5% respecto a enero. En febrero se observó un desaceleramiento en el incremento de los precios, que sería confirmada con un registro de inflación del INE de 1,1% en el mes, exactamente la mitad del mes anterior, y menor al de un año atrás.

Al interior del IPC, el precio de los alimentos creció más lentamente (0,7%), registrándose bajas en precios "visibles" para el consumidor como los de frutas y carnes. Si bien el precio del dólar se esperaría al alza, los consumidores no estarían asociando la inflación esperada con esta variable, sino con lo que observan va sucediendo con su costo "diario" de vida, y con las expectativas de desaceleramiento de la economía.

En este sentido, la leve caída en febrero de Situación Económica Personal y de los Ingresos de las familias a un año se suma al aumento de las expectativas de desempleo (este, por cuarto mes consecutivo). Todos se asociarían a un menor dinamismo de la economía, y una consecuente menor presión sobre los precios.

 

Predisposición a la compra de automóviles

La Predisposición a la compra de bienes durables registró una leve recuperación (2,0%) en febrero respecto a enero, luego de la caída de 9,1% de ese mes. No obstante, al interior de este subíndice, la Predisposición a la compra de automóviles en febrero volvió a disminuir (-1,4%), caída que se suma a la contracción de 8,8% en enero.

Considerando los atributos de los consumidores, se aprecia que los segmentos de mayor nivel de educación ("nivel terciario/universitario") y de estrato socioeconómico "alto" son los que reaccionan de manera más pesimista en los dos primeros meses del año, ajustando a la baja su

Predisposición a la compra de automóviles (-30,1% y -27,8%, respectivamente).

Estas variaciones podrían indicar que los consumidores con acceso a mejor información y, posiblemente, en condiciones de elaborar expectativas más sofisticadas que otros agentes,  estarían más sensibles a las señales más pesimistas del entorno y por tanto reaccionando de manera más contractiva.

En la misma línea, los segmentos de consumidores entre 30 y 49 años, los de Montevideo más que los del interior, y más los hombres que las mujeres, serían los segmentos que ajustan más a la baja que los demás segmentos.

En cuanto a los datos anuales, en 2014 la Predisposición a la compra de automóviles cayó 3,5%, (promedio anual) aún a pesar del salto de mayor optimismo en el entorno de las elecciones. La menor Predisposición se reflejó en una caída de las ventas de autos de uso familiar de 2,4% respecto a 2013 (según datos de Autodata).

Este comportamiento respondería a un dólar más caro, pero sobre todo, con perspectivas a seguir en fortaleciéndose, en un marco en que tanto las Expectativas de Ingresos de la familia como de la Situación Económica Personal se mostraron a la baja.

Fuente: Extraído del informe de Enero - POPCE (UCU-Equipos). Documento adjunto.

ADJUNTOS
Indice de Confianza del Consumidor - Febrero 2015
ICC Febrero 2015
Galería de imágenes Volver al listado

Noticias relacionadas