26 . 2 . 2015 Volver al listado

Confianza del consumidor desciende en enero

Confianza del Consumidor cae en enero _ Equipos Consultores

Luego de la estabilidad durante el mes de diciembre (0,2%), tal como ha sucedido en los dos años anteriores, en enero el ICC registró una caída respecto a diciembre (5,0%), aunque este año de mayor magnitud que en los precedentes.

La contracción del ICC de enero de 2015 se explica por una fuerte contracción de la Predisposición a la compra de bienes durables (-9,1%), seguida por caídas de menor magnitud de la percepción sobre la Situación Económica del País y Personal (-5,8% y - 1,3%, respectivamente).

El menor optimismo respecto a diciembre coincide con expectativas de los consumidores de mayor inflación (15,1%) y mayor desempleo (10,0%). Asimismo, en materia de ingresos de la familia, caen (-19,0%) las respuestas "les alcanza bien, puede ahorrar", que se desplazan básicamente a "les alcanza justo, sin grandes dificultades".

No es de extrañar que luego del mayor optimismo que se registra habitualmente en diciembre –en el marco de cobro de aguinaldos, fiestas tradicionales, vacaciones- en enero se revierta el ICC, máxime si los niveles de confianza hacia fin de año venían impulsados por el "ciclo electoral".

En tal sentido, la caída de los subíndices de Situación Económica del País y Personal podría responder a una reversión a niveles "normales". No obstante, la Predisposición a la Compra de Bienes Durables, tanto de Electrodomésticos como de Casas y autos, aún pese al mayor optimismo, terminó el año 2014 por debajo del año anterior (-2,4%) y cayó también en el mes de diciembre.

Por tanto, la fuerte caída de enero, además de una reversión, respondería a otros factores. A diferencia de enero de 2014 en que la Predisposición a la compra caía ante el anuncio de las medidas de política del gobierno argentino que habían generado una elevada incertidumbre, en particular en relación al tipo de cambio, en 2015 a esta fuente de incertidumbre, habría que sumarle el deterioro de las expectativas sobre la economía del país, en un contexto global menos dinámico, que habrá que enfrentar desde macroeconomía local con más restricciones.

INDICADORES DE CONFIANZA ECONÓMICA

El índice de expectativas de inflación de los consumidores en enero aumentó 15,1% respecto a diciembre. Este aumento se suma a los de noviembre y diciembre de 2014 (en que había aumentado 8,3% y 4,7%, respectivamente, respecto al mes precedente). Las mayores expectativas de aumento de precios en enero se asocian a la elevada inflación mensual de 2,2% que efectivamente se registró.

Esta inflación mensual fue superior al 1,8% proyectado por los analistas consultados en la encuesta del Banco Central, pero además, luego del valor de enero de 2014, es el segundo registro mensual más elevado desde 2002. Este elevado registro de inflación se explica básicamente por los aumentos en los precios de tarifas de electricidad y agua, que impulsaron el rubro "viviendas".

La caída del precio internacional del petróleo, las mejores condiciones climáticas a efectos de la generación energética y anuncios oficiales habían generado cierta expectativa de reducción de precios claves como el de los combustibles o la electricidad, pero finamente los ajustes en las tarifas públicas terminaron superando lo esperado, con lo cual, sumado a un dolar que continúa fortaleciéndose gradualmente, terminó por impulsar las expectativas de inflación de los agentes.

El otro índice que presentó una importante variación fue el de las expectativas de desempleo (10% en la comparación mensual). Consistentemente con el menor optimismo de enero respecto a la Situación Económica del País en los próximos 12 meses (-7,0%) y reflejando que la economía uruguaya, finalizando un largo ciclo expansivo, se está desacelerando y convergiendo a su ritmo de crecimiento de 3-3,5% anual, los consumidores ajustan al alza sus expectativas de desempleo.

Cabe señalar que en el marco de optimismo del segundo semestre del año pasado, este indicador había ingresado en zona de "moderado optimismo", de la que, luego de crecer por tercer mes consecutivo, en enero se ubica en zona "neutral" (50,7), o sea, se estaría revirtiendo el fuerte "optimismo electoral". En cuanto a la capacidad de ahorro de las familias, por cuarto mes consecutivo cae el índice, siendo que la encuesta registró una caída de 1,3% en enero respecto a diciembre.

No obstante, más que la magnitud de la caída del índice, cabe resaltar la variación de la estructura de respuestas, donde la respuesta "les alcanzan bien, pueden ahorrar" cae 19,0%, desplazándose esas respuestas básicamente hacia "les alcanza justo, sin grandes dificultades".

O sea, si bien el agregado "les alcanza" cae ligeramente, se apreciaría una percepción de menor holgura, lo que, de mantenerse, conduciría a las familias a controlar su gasto o en su defecto a recurrir a mayor financiamiento. En materia de expectativas para la familia del consumidor en los próximos 12 meses, las expectativas de ingreso se mantuvieron estables (0,4%), lo que, sumado a las expectativas de inflación para ese período, podría conducir a que la capacidad de ahorro no mejore proximamente.

Fuente: Extraído del informe de Enero - POPCE (UCU-Equipos). Documento adjunto.

ADJUNTOS
Indice de Confianza del Consumidor - Enero 2015 Volver al listado

Noticias relacionadas