26 . 11 . 2014 Volver al listado

LA ECONOMÍA: UNA CLAVE DE LA ELECCIÓN

Es sabido que las percepciones sobre la situación económica son uno de los elementos clave que las personas consideran para definir su voto. Las percepciones no siempre tienen que ver con la economía “objetiva” (con los indicadores económicos que se denominan “duros” como el PBI, la tasa de desempleo, el déficit fiscal, etc.) sino con la economía “subjetiva”, que consiste nada más ni nada menos en cómo las personas sienten y viven las cosas. A veces estos mundos (el “objetivo” y el “subjetivo”) coinciden, y en otros no tanto.

¿Qué opinan hoy los uruguayos sobre cómo está funcionando actualmente la economía del país? De acuerdo a la encuesta de Equipos MORI de noviembre predominan los juicios positivos sobre los negativos: 4% afirma que la situación económica del país es “muy buena”, 43% que es “buena”, 39% que es “ni buena ni mala”, 11% que es “mala” y 3% que es “muy mala”. En el balance, las visiones positivas superan a las negativas con claridad (de hecho, más que las triplican).

Esto no ha sido así siempre en Uruguay. De hecho, repasando los datos históricos de este mismo indicador, se aprecia que esta situación es excepcional. Recién a partir de 2009 (luego de años de crecimiento) los juicios positivos superaron a los negativos, y en los últimos años se ha entrado en una fase de relativa estabilidad. Entonces: más allá de que según los indicadores “objetivos” la economía se enlenteció durante 2014 (la economía creció menos que antes), en la percepción “subjetiva” la situación sigue siendo calificada igual de positivamente.

¿Y estas percepciones están asociadas a las decisiones de voto de los ciudadanos en esta segunda vuelta? Como es de suponer, se asocian fuertemente. Cuanto mejor es la percepción de la economía, mucho mayor es la preferencia por Vázquez sobre Lacalle Pou. Solo por mencionar los extremos: entre los que perciben la situación económica como “muy buena” la preferencia por Vázquez es de 97%, mientras que entre los que la perciben como “muy mala” es de apenas 14%.

Por supuesto que también las percepciones económicas están teñidas de partidismo, por lo cual es difícil establecer relaciones causales. Pero la asociación entre las variables y existe y es contundente.

Esta relación, además, trasciende los niveles socio-económicos. Dicho de otro modo: la asociación positiva entre percepción económica y voto se da con similar fuerza entre los estratos bajos, medios y altos. Por tanto, si bien puede haber (como algunos analistas han mencionado) un “efecto económico” favorable al FA en sectores bajos que se explique por el éxito de algunas políticas específicas, también parece haber un efecto de percepción más general sobre la economía del país, que incluye los sectores medios y altos. Y esta es otra de las pistas explicativas sobre el resultado electoral.

 

Ficha técnica:

En la última medición fueron entrevistadas 700 personas de 18 años y más de edad, en modalidad de encuesta cara a cara.

La muestra abarcó 175 puntos muestrales distribuidos en zonas urbanas y rurales de todo el país entre los días 18 y 25 de noviembre de 2014.

 Las personas encuestadas fueron seleccionadas del total en base a una muestra probabilística de hogares, y aplicando cuotas de sexo y edad en la elección del entrevistado.

 El margen de error esperado para una muestra de 700 casos es de +-3.7% considerando un intervalo de confianza del 95%.

 Los resultados están ponderados según el voto anterior (en elecciones nacionales de 2014) de los encuestados.

Este estudio fue financiado por medios de comunicación, partidos políticos e instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales, y se realizó bajo la modalidad de ómnibus.


Pregunta balotaje:

a. “Como Ud. sabe, el próximo 30 de noviembre, el Presidente se elegirá en un balotaje entre Luis Lacalle Pou y Tabaré Vázquez, ¿a quién votaría?”.

b. “En principio, entre Tabaré Vázquez y Luis Lacalle Pou ¿a quién prefiere?”.

Pregunta situación económica:

“¿Cómo calificaría en general la actual situación económica del país? (Muy buena, buena, ni buena ni mala, mala o muy mala)”.

ADJUNTOS
Percepción de la economía e incidencia en eleccion Volver al listado

Noticias relacionadas