14 . 10 . 2014 Volver al listado

¿SE FRAGMENTAN LAS PREFERENCIAS PARTIDARIAS?

Al comenzar octubre, el escenario de competencia electoral se mantiene estable en sus trazos gruesos: la elección se encamina a resolverse en una segunda vuelta entre el Frente Amplio y el Partido Nacional. Pero, mientras en el último mes los dos principales contendientes permanecen básicamente estables, se registra un crecimiento del resto de las opciones partidarias, particularmente del Partido Colorado, que podría llevar a una fragmentación electoral mayor a la esperada.

En esta encuesta, finalizada a dos semanas del desarrollo de la elección, 41% de los uruguayos manifiesta intención de voto por el Frente Amplio, 28% por el Partido Nacional, 15% por el Partido Colorado, 3% por el Partido Independiente, 1% por Unidad Popular, 1% por el P.E.R.I., 2% manifiestan que votarían en blanco o anulado, y 9% no saben o no contestan qué votarían.

El Frente Amplio crece 1 punto respecto a la medición de setiembre, acumulando la segunda medición consecutiva con crecimiento. El Partido Nacional, mientras tanto, permanece en un registro de 28% al igual que en setiembre. Estos dos partidos, que son los que casi seguramente estarán disputando la segunda vuelta en noviembre, se han mantenido estables en su estructura de preferencias (la variación del FA está dentro del intervalo de error de la medición).

Pero, en cambio, hay variaciones relevantes en otros planos. Hay un crecimiento de los partidos que no están en el primer nivel de la competencia, a costa básicamente de una reducción de los indecisos. El Partido Colorado es el más beneficiado: crece 4 puntos (pasa de 11% a principios de setiembre a 15% a principios de octubre, y recupera posiciones similares a las que tenía antes de la interna). Pero, además del Partido Colorado, crece 1% el Partido Independiente (que alcanza el 3%); por primera vez aparece con 1% también el P.E.R.I.; y Unidad Popular consolida el inédito 1% de la medición anterior.

De esta forma, si el escenario de competencia se divide entre partidos mayoritarios y el resto, los primeros sumados reunían 68% en setiembre y pasan a 69% en octubre (estabilidad), mientras que el resto de los partidos crece de 14% en setiembre a 20% en octubre.

Por tanto, la conclusión es evidente. En este último tramo de la campaña los partidos que no son vistos con chances reales de ganar la elección presidencial han logrado captar indecisos más que aquellos que están disputando los primeros lugares. Los indecisos se reducen 6 puntos (de 15% a 9%), que han ido a parar básicamente a las alternativas que seguramente estarán fuera de la segunda vuelta. Si esta distribución se mantiene y/o acentúa en las últimas dos semanas, el resultado electoral mostrará una fragmentación electoral mayor a la esperada, y mayor a la que se dio en elecciones anteriores.

Este escenario podría tener algunas consecuencias importantes. La primera, evidente, es que en el próximo gobierno se dará una complejidad parlamentaria inédita en los últimos tiempos quizá con 5 y eventualmente hasta con 6 actores con representación en la cámara baja. La segunda, es que esta situación también volvería más compleja la dinámica de campaña de la segunda vuelta, en la que la capacidad de articulación de alianzas entre los candidatos mayoritarios y los menores pasaría a ser un factor decisivo.

Y finalmente una tercera posible consecuencia, más de corto plazo, es que una mayor dispersión de votos entre partidos minoritarios podría hacer que el “requisito” para obtener mayoría parlamentaria sea menor al de las elecciones anteriores. Si los lemas minoritarios crecen pero no llegan a “pagar” bancas completas, los “restos” pueden favorecer a los lemas más votados. En 2009 el FA obtuvo mayoría parlamentaria con 48% de los votos. En 2014 el nivel necesario para obtener la mayoría podría ser menor (dependiendo también de cuánto sea el voto blanco y nulo).

Más allá de estas variaciones, que de confirmarse podrían ser relevantes, el escenario global está configurado de manera similar al de los últimos meses. Salvo acontecimientos a esta altura difíciles de imaginar, habrá una segunda vuelta en noviembre entre Vázquez/Sendic y Lacalle Pou/Larrañaga. Y respecto a la mayoría parlamentaria, aunque sea poco probable, con 9% de indecisos el Frente Amplio aún tiene chances “matemáticas” de obtenerla (y obviamente una potencial coalición entre blancos y colorados también). Pero esto dependerá estrictamente de cómo se comporten estos indecisos en los últimos días.

La semana próxima Equipos MORI presentará su última encuesta y las proyecciones finales previas a la elección del domingo 26.

 

Ficha técnica:

Los resultados y el análisis presentado en el presente informe fueron elaborados sobre la base del sistema regular de medición de Opinión Pública y Banco de Datos de Equipos Consultores.

 En la última medición fueron entrevistadas 720 personas de 18 años y más de edad.

 La muestra abarcó 175 puntos muestrales distribuidos en zonas urbanas y rurales de todo el país entre los días 3 y 11 de octubre de 2014.

 Las personas encuestadas fueron seleccionadas del total en base a una muestra probabilística de hogares, y aplicando cuotas de sexo y edad en la elección del entrevistado.

 El margen de error esperado para una muestra de 720 casos es de +-3.65% considerando un intervalo de confianza del 95%.

 Los resultados están ponderados según el voto anterior (en elecciones nacionales del 2009) de los encuestados.

Este estudio fue financiado por medios de comunicación, partidos políticos e instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales.

El estudio se realizó bajo la modalidad ómnibus.

 

Preguntas intención de voto:

1. ¿A qué partido y candidato votaría?

2. En principio, entre los partidos y candidatos que aparecen en esta tarjeta (tarjeta con todos los partidos y candidatos por partido) ¿a cuál prefiere?

ADJUNTOS
Encuesta Octubre 2014.ppt Volver al listado

Noticias relacionadas