10 . 9 . 2014 Volver al listado

El perfil de los indecisos

Por Ignacio Zuasnabar, director de Opinión Pública

Los indecisos siempre un segmento relevante para determinar ganadores y perdedores en una campaña electoral. Pero en este 2014 parecen estar jugando un rol más central que otras veces, por dos razones: a) por lo competitiva que se ha vuelto la elección, y b) porque parecen estar creciendo en número.

La teoría sobre este tipo de segmento sugiere que el número de indecisos debería descender a medida que nos aproximamos a la elección. Pero esto no es precisamente lo que está ocurriendo en 2014. La proporción de indecisos no ha descendido sino que incluso ha crecido moderadamente.

¿Qué características tienen estos indecisos?

En primer lugar, una aclaración metodológica. Cuando en general las encuestas hablan de “indecisos” en términos genéricos, se refieren a dos tipos de personas. Por un lado a los “indecisos” estrictos (aquel que no sabe a quién va a votar), y por otro lado a otros que pueden tener idea de a quién votarían pero prefieren no decirlo. Por eso en realidad lo correcto es hablar de “indecisos o ‘no contesta’”.

En general los primeros predominan. Por ejemplo, en la medición de agosto, en realidad 12% son los “indecisos puros”, y 3% no contestan a quién votarían. De cualquier forma, para el análisis tiene sentido explorarlos conjuntamente porque, por una razón o por otra, constituyen el núcleo de quien no sabemos qué van a votar.

 

¿Entre quiénes dudan?

Equipos MORI consultó a estos indecisos (entendiendo siempre “indecisos y ‘no contestan’”) entre quiénes estaban dudando. Y los resultados muestran algunos hallazgos interesantes. Por ejemplo, 3% del total están dudando solo entre el Partido Colorado y el Partido Nacional. Es decir, son “indecisos tradicionales”. No piensan en votar a otros partidos,  por lo que a la hora de acumular “bloques” políticos, deberían ser sumados al bloque tradicional.

Esto tiene algunas implicancias obvias.

En primer lugar, esto altera la relación entre bloques. El bloque tradicional suma 39% en la última medición (28% PN y 11% PC), por lo que estaría 1 punto por debajo del FA. Pero si al bloque tradicional se le agregan los “indecisos tradicionales” el bloque suma 42% (2 puntos más que el FA). Aunque esto no altera la conclusión global de bloques políticos de tamaño similar, sí se modifica la relación entre ambos.

En segundo lugar, que al “descontar” 3% de votantes alineados hacia un bloque, la “torta” que queda para repartir es menor. El resto de los indecisos se distribuyen en 6% que podrían votar a cualquier partido, 2% que están dudando entre alguno de los PPTT y el FA, y 1% que en realidad duda de si ir a votar o no. Además del 3% que no nos contesta. Esto totaliza un 12% de electores de los que se desconoce su orientación de voto en términos de bloque.

Todos los partidos podrían crecer a partir de estos indecisos. Y analizando sus perfiles se pueden encontrar algunas pistas.

 

¿Cómo son los indecisos?

En términos socio-demográficos los indecisos “están en todos lados”. Algo más en el interior que en Montevideo, y algo más mujeres que hombres, pero en realidad la población uruguaya es más o menos así. Por lo que los indecisos se diferencian relativamente poco del uruguayo medio en cuanto a su residencia geográfica y su sexo. Y, en términos de edad, “de cada pueblo un paisano”. Los hay jóvenes pero también de edades medias y adultos. Desde el punto de vista socio-demográfico, entonces, pocas pistas para trabajar.

Algunos elementos podrían venir de las convicciones ideológicas de estos votantes, o de a quién votaron en la elección anterior. Cuando se analiza la autoidentificación ideológica se encuentra que la gran mayoría son “de centro”, aunque el grupo que está en la “centro derecha” y “derecha” (19%) es mayor que el que se encuentra en la “centro izquierda” y la “izquierda” (13%).

En cuanto a su voto anterior, hay de diferentes palos, pero hay algo más de votantes de partidos tradicionales de 2009 (PC + PN suman 41%) que del FA (26%) por lo que quizá los primeros tengan alguna chance mayor de retenerlos desde esta perspectiva. Y también hay un 25% de personas que no votaron, ya sea por razones de edad o por otros motivos.

También se podría evaluar la imagen que los indecisos tienen de los candidatos. La primera conclusión es evidente. Los indecisos no sienten una atracción diferencial por ninguno de los candidatos en competencia: por el contrario, los tres principales (Vázquez, Lacalle Pou y Bordaberry) tienen imágenes parecidas en este segmento. Vázquez tiene algo más de “simpatías”, pero Lacalle Pou tiene menos rechazo, y de hecho mejor saldo neto. Y la imagen de Bordaberry en este segmento es más potente que la que tiene en el conjunto del electorado, por lo que también puede tener esperanzas de una captación interesante. E incluso Pablo Mieres, aunque con nivel de simpatías menor (pero también bajo rechazo), podría capitalizar algún nicho puntual. Por lo tanto, desde la imagen de los candidatos, tampoco aparecen pistas decisivas.

Por último, también es importante analizar cómo ven los indecisos la marcha de las cosas. Sabido es que cuando las personas sienten que las cosas van bien tienden a no querer cambiar, y cuando sienten que van mal tienden a castigar al partido de gobierno.

Con relación a la economía, la mayoría de los indecisos cree que la economía está “regular”. Los que creen que va positivamente (24%) son un poco más que los que los pesimistas (18%). Pero la clara mayoría se ubica en posiciones intermedias. Y lo mismo ocurre con la evaluación del funcionamiento del gobierno: los que opinan favorablemente son algo más que los que lo critican, pero la mayoría se ubican en situaciones intermedias.

En definitiva, los indecisos son un segmento del cual todos los partidos podrían llegar a crecer. Hay pequeños núcleos probablemente más inclinados hacia un lado u otro del espectro político, pero el grueso tiene posiciones que los transforman en “huesos duros de roer”. Como siempre, la habilidad de los candidatos para sintonizar con sus sensibilidades será esencial  para su proceso de decisión y, en el contexto actual, para la definición de la elección.

 

Ficha técnica:

Los resultados y el análisis presentado en el presente informe fueron elaborados sobre la base del sistema regular de medición de Opinión Pública y Banco de Datos de Equipos MORI.

En la última medición fueron entrevistadas 909 personas de 18 años y más de edad.

La muestra abarcó 209 puntos muestrales distribuidos en zonas urbanas y rurales de todo el país entre los días 28 de agosto y  8 de setiembre de 2014.

Las personas encuestadas fueron seleccionadas del total en base a una muestra probabilística de hogares, y aplicando cuotas de sexo y edad en la elección del entrevistado.

El margen de error esperado para una muestra de 909 casos es de +-3.24% considerando un intervalo de confianza del 95%.

Los resultados están ponderados según el voto anterior (en elecciones nacionales del 2009) de los encuestados.

Este estudio fue financiado por medios de comunicación, partidos políticos e instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales.

El estudio se realizó bajo la modalidad ómnibus.

 

Pregunta indecisos:

1. Usted dijo que no sabe a qué partido va a votar en la elección de octubre. ¿Usted esta dudando votar entre algunos partidos, o duda entre todos los partidos?

a. Duda votar entre algunos partidos

b. Duda entre todos los partidos

c. Duda no ir a votar

2. ¿Entre cuáles partidos esta dudando?

ADJUNTOS
El perfil de los indecisos.ppt Volver al listado

Noticias relacionadas