30 . 7 . 2014 Volver al listado

La confianza económica se mantiene alta y estable

Siempre se ha dicho que las percepciones sobre la economía son uno de los factores determinantes del voto. Como se vio, este tema es además uno de los que los uruguayos perciben dentro de los principales problemas del país.

Equipos MORI, conjuntamente con la Universidad Católica del Uruguay, vienen desarrollando desde el año 2007 un Índice de Confianza del Consumidor, que resume un conjunto de variables de percepción económica: juicios sobre el país y sobre el propio individuo, tanto retrospectivos (respecto al pasado) como prospectivos (expectativa hacia el futuro), y la predisposición a compra de bienes.

En junio el ICC registró un valor de 55 puntos, que es igual al promedio de lo que va del año. De hecho, mirando en una perspectiva de los últimos años, el ICC ha estado extremadamente estable, más allá de un pico de “euforia” en 2010.

Este dato de confianza en la economía es elevado, tanto en perspectiva internacional como con relación a nuestra propia historia. Uruguay siempre fue el país del “más o menos”, donde un cristal de cierto pesimismo teñía el juicio sobre la marcha de las cosas. Incluso en momentos donde la economía “objetivamente” funcionaba bien, los uruguayos “subjetivamente” sentían que la cosa iba mal o “más o menos”.

En los últimos años, después de una década de crecimiento sostenido a niveles inéditos, los uruguayos están sintiendo que la economía del país va mejor. Cuando se mira, por ejemplo, la proporción que dice que la situación económica del país es “buena” o “muy buena”, esto alcanza hoy al 36% de la población. No es mayoría, pero es mucho más de lo que casi siempre hubo.

Equipos MORI releva este indicador desde el año 1992 y los resultados son muy ilustrativos: en los últimos 5 o 6 años se está registrando un nivel extraordinario (en el sentido de fuera de lo común) de confianza económica.

¿Cómo se puede leer este dato electoralmente? ¿Esto es algo que favorece al gobierno? Probablemente sí. Los climas económicos optimistas favorecen la continuidad de los gobiernos. Pero también es necesario hacer dos precisiones importantes. En primer lugar, que si bien la economía es importante, no es lo único que los electores toman en cuenta la hora de definir su voto. El balance que puedan realizar con respecto a otros temas (seguridad, educación, etc.) es relativamente difícil de anticipar. Y también influyen otros elementos relevantes como la imagen de los candidatos y sus elencos.

Y en segundo lugar, que para los ciudadanos no solo importa cómo perciben el estado de las cosas, sino también la tendencia. Y en este marco los últimos años muestran cierto decrecimiento de la confianza económica. Si esto se acentuara en los próximos meses (algo que no podemos saber), el posible efecto favorable al gobierno podría revertirse.

Ficha técnica:

Los resultados y el análisis del presente informe fueron elaborados sobre la base de los dos sistemas regulares de medición de Opinión Pública y Banco de Datos de Equipos MORI.
1. Cara a cara: En la última medición fueron entrevistadas 700 personas de 18 años y más de edad en zonas urbanas y rurales de todo el país entre los días 2 y 14 de julio de 2014.
Las personas encuestadas fueron seleccionadas del total en base a una muestra probabilística de hogares, y aplicando cuotas de sexo y edad en la elección del entrevistado. El margen de error esperado para una muestra de 700 casos es de +-3,7% considerando un intervalo de confianza del 95%. La muestra está ponderada por voto anterior.

Este estudio fue financiado por medios de comunicación, partidos políticos e instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales.

El estudio se realizó bajo la modalidad ómnibus, las preguntas de referencia se encuentran al comienzo del cuestionario.

Pregunta de respuesta guiada: ¿Cómo calificaría en general la actual situación económica del país? Muy buena, Buena, Ni buena ni mala, Mala o Muy mala.

2. Telefónica: En la última medición fueron entrevistadas 500 personas de 18 años y más de edad en zonas urbanas y rurales de todo el país entre los días 30 de junio y 1 de julio de 2014.
Las personas encuestadas fueron seleccionadas del total en base a una muestra probabilística de hogares, y aplicando cuotas de sexo y edad en la elección del entrevistado. El margen de error esperado para una muestra de 500 casos es de +-4,4% considerando un intervalo de confianza del 95%. La muestra está ponderada por voto anterior.

La encuesta fue financiada por medios de comunicación, partidos políticos e instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales.

El ICC se elabora en base a las siguientes preguntas, que se encuentran al comienzo del cuestionario:

¿Cómo calificaría en general la actual situación económica del país? ¿Muy buena, buena, ni buena ni mala, mala o muy mala?

¿Cómo cree que será la situación económica del país dentro de un año: mucho mejor, mejor, igual, peor o mucho peor que la actual? ¿Mucho mejor, mejor, ni mejor ni peor, peor, mucho peor?

¿Cómo es su situación económica personal en relación a un año atrás: diría que mejoró mucho, mejoró, se mantiene igual, empeoró o empeoró mucho?

¿Qué cree que ocurrirá con su situación económica personal dentro de un año: cree que mejorará mucho, mejorará, se mantendrá igual, empeorará o empeorará mucho?

¿Cree que éste es un buen momento para realizar compras como por ejemplo electrodomésticos?

¿Cree que es un buen momento para realizar compras más importantes como autos, o para comprar una casa?

ADJUNTOS
Confianza en economía uruguaya Volver al listado

Noticias relacionadas