16 . 7 . 2014 Volver al listado

ENCUESTA POST-INTERNA: Escenario de competencia estable

Esta es la primera encuesta de Equipos MORI después de la elección interna. Esta encuesta representa algo así como el “punto de partida” de los distintos partidos y candidatos hacia la elección presidencial y parlamentaria de octubre. La encuesta se realizó entre el 2 y el 14 de julio, es decir, durante el tramo final del Mundial de Fútbol de Brasil. Se entrevistó a 700 uruguayos en todo el territorio nacional, en zonas urbanas y rurales, y el margen de error máximo de la medición es de 3,7% en más y en menos.

Cuando a los uruguayos se les pregunta hoy a qué partido y candidato votarían, 42% dice que votaría al Frente Amplio-Tabaré Vázquez, 27% al Partido Nacional-Lacalle Pou, 13% al Partido Colorado-Pedro Bordaberry, 1% al Partido Independiente-Pablo Mieres, 1% a otros partidos (fundamentalmente Unidad Popular), 2% que votaría en blanco o nulo y 14% que no sabe qué votaría.

Hay que tener en cuenta que, al momento de realizar la medición, tres de los partidos (Frente Amplio, Partido Nacional y Partido Independiente) ya tenían definidas las fórmulas presidenciales, mientras que el Partido Colorado cerró su fórmula el día lunes, precisamente el día en que estaba terminando de realizarse la encuesta, por lo que ese efecto no está contemplado en los resultados.

Algunas lecturas sobre estos datos:

En primer lugar, el escenario post-interna es muy parecido al escenario pre-interna. Comparando estrictamente los resultados de julio con los de mayo (la última encuesta antes de la interna) el Frente Amplio cae dos puntos (de 44% a 42%), el Partido Nacional crece 1 punto (de 26% a 27%), el Partido Colorado pierde tres puntos (de 16% a 13%) y el Partido Independiente pierde 1 punto (de 2% a 1%). Pero todas estas variaciones se encuentran dentro del margen de error de la medición, por lo que no pueden considerarse estadísticamente significativas. La única variación significativa es un incremento de los indecisos, de 9% a 14%. Entonces: el cambio principal en la medición de julio respecto a las anteriores, es que parece haber un núcleo algo mayor de uruguayos que está dudando respecto a su voto hacia octubre. Pero, salvo este incremento de indecisos, el escenario de competencia, en sus trazos más gruesos, se mantiene estable.

En segundo lugar, esta encuesta confirma los aprendizajes de elecciones anteriores en el sentido de que los resultados por partido de las elecciones internas no son una buena muestra de las preferencias reales de los votantes. El 1º de junio el partido más votado fue el Partido Nacional con 46% seguido del Frente Amplio con 34% y el Partido Colorado con el 16%. Pero la encuesta post-interna muestra que la estructura de preferencias del total de la población se parece más a lo que indicaban las encuestas previas que a lo que sugeriría el resultado de la interna.

En tercer lugar, este escenario confirma la idea de una elección competitiva. Como siempre se dice, las encuestas no son una “bola de cristal” que permite adivinar el futuro. Más bien son una “foto” del pasado. Pero cuando la serie de fotos es muy consistente, es posible que se parezca bastante a la realidad. Y la serie de encuestas muestra consistentemente un electorado dividido en dos bloques de tamaño similar (en julio 42% el Frente Amplio, 40% la suma de Partido Nacional y Partido Colorado), y hoy ninguno de estos bloques tiene hoy las adhesiones necesarias para ganar la presidencia. Para alcanzar el gobierno cualquiera de los bloques deberá conseguir lo que le falta en los próximos meses. Por tanto, la campaña será decisiva para determinar las próximas mayorías.

 

LOS SEGMENTOS CLAVE DE LA ELECCIÓN

Hay al menos tres segmentos muy claros de la población que serán territorio de disputa en estos próximos meses.

En primer lugar, los “indecisos”. Este grupo de la población por lo general tiene menos interés en la política que el promedio de la población, tiende a definir su voto más a último momento, tiene orientaciones más bien de “centro” y rehúye de los extremos ideológicos. Este es un segmento clásico de disputa en campaña. Según la encuesta de julio representan el 14% del electorado, aunque en general se ubican en el entorno del 10%.

El segundo grupo es clave para definir el ganador de la elección. Son los votantes frenteamplistas “críticos”. No necesariamente son frenteamplistas “de toda la vida”. Son personas que electoralmente han estado más cerca del Frente Amplio, muchos lo han votado en la última o en las últimas dos elecciones, pero tienen ciertas dudas con algunos aspectos o del gobierno o del Frente Amplio como partido, y podrían estar considerando otras opciones. El grado en que estos votantes se vean re-seducidos por el Frente Amplio o, por el contrario, atraídos por la oposición, será decisivo para el balance final. Todos apuntarán sus baterías aquí.

Y, finalmente, hay un tercer grupo que es el “electorado tradicional de frontera”. Estos son electores que están cercanos al Partido Nacional y al Partido Colorado. Podrían votar a cualquiera de estos dos partidos (pero no así al Frente Amplio, de quien se manifiestan distantes). Mantienen simpatías simultáneas por Luis Lacalle Pou y Pedro Bordaberry, y podrían llegar a modificar su voto entre estas dos opciones, incluso en plazos relativamente cortos. Este segmento es clave para definir la relación de peso electoral entre el Partido Colorado y el Partido Nacional de aquí a octubre.

Del éxito o fracaso de los distintos partidos y candidatos para atraer a estos tres grandes segmentos dependerá en buena medida el resultado final de la elección. No solo quién será el próximo Presidente, sino también la composición del Parlamento para los próximos 5 años.

 

Ficha técnica:

Los resultados y el análisis presentado en el presente informe fueron elaborados sobre la base del sistema regular de medición de Opinión Pública y Banco de Datos de Equipos MORI.
En la última medición fueron entrevistadas 700 personas de 18 años y más de edad en zonas urbanas y rurales de todo el país entre los días 2 y 14 de julio de 2014.
Las personas encuestadas fueron seleccionadas del total en base a una muestra probabilística de hogares, y aplicando cuotas de sexo y edad en la elección del entrevistado. El margen de error esperado para una muestra de 700 casos es de +-3,7% considerando un intervalo de confianza del 95%. Este estudio fue financiado por medios de comunicación, partidos políticos e instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales.

Preguntas intención de voto:

1. ¿A qué partido y candidato votaría?

2. En principio, entre los partidos y candidatos que aparecen en esta tarjeta (tarjeta con todos los partidos y candidatos por partido), ¿a cuál prefiere?

ADJUNTOS
Primera Encuesta Post-Internas 2014 Volver al listado

Noticias relacionadas