27 . 12 . 2013 Volver al listado

Intención de voto para las elecciones presidenciales: FA lidera con 44%

Si las elecciones fueran hoy, un 44% de los uruguayos se inclina a votar por el Frente Amplio, 25% por el Partido Nacional, 14% por el Partido Colorado y 2% por el Partido Independiente. Hay un 4% que preferiría otras opciones (en blanco, anulado, y otros partidos minoritarios), y 11% de indecisos. Este escenario ha estado muy estable en los últimos dos años, punto más, punto menos, lo que muestra una profunda estabilidad en las adhesiones partidarias de los uruguayos. De hecho, las encuestas actuales son muy parecidas a las que se registraban antes de la elección de 2009, y también antes de la elección de 2004. Esto es: con el Frente Amplio algo por debajo de la mitad de las preferencias, con el Partido Nacional en segundo lugar y el Partido Colorado en tercero, con mayor o menor diferencia entre ambos.

¿Qué se podría esperar en una situación como esta? Si el Frente Amplio tuviera una captación exitosa de indecisos podría superar el 50% en primera vuelta, y ganar la mayoría parlamentaria. Si tuviera una captación pobre, probablemente pierda la mayoría parlamentaria, y la elección se decidiría en una segunda vuelta. Y si se da una situación de captación “intermedia” (por ejemplo, 5 de cada 11 indecisos) se repetiría un escenario como el de 2009: definición en segunda vuelta, pero con mayoría parlamentaria.

Todos estos escenarios se definen en muy poquitos puntos, y es probable que tengamos que esperar hasta bien entrado el año (después de las internas) para que la situación actual pueda tener variaciones significativas.

El factor que más puede pesar sobre este estado de las cosas son los candidatos y las campañas. El Frente Amplio tiene a favor que cuenta con el candidato de mejor imagen del elenco político nacional. Vázquez tiene una imagen muy potente también entre los indecisos y eso lo coloca, en el punto de partida, como el favorito para ganar la elección. Sin embargo, esto no significa que la elección está cerrada. En el Partido Nacional la dinamización de su interna, con las candidaturas principales de Larrañaga y Lacalle Pou, parecen haber fortalecido al partido en los últimos tiempos. Finalmente, Bordaberry tiene una imagen personal que es muy superior a la de su partido, y de hecho es similar a la de Larrañaga y Lacalle Pou. Esto puede impulsar al Partido Colorado, al igual que en 2009, a reducir la distancia con el Partido Nacional e incluso a disputar el segundo lugar de la elección.

Por lo tanto, escenario muy estable, pero donde también hay muchas cosas en juego. La fineza de los candidatos para llevar adelante sus campañas puede determinar escenarios bien diferentes a fines del año próximo.

Volver al listado

Noticias relacionadas