10 . 10 . 2013 Volver al listado

Un 64% a favor de la baja de la edad de imputabilidad penal

El año próximo, junto con las elecciones nacionales, se realizará un referéndum respecto a la rebaja o no de la edad de imputabilidad penal hasta los 16 años. Como se recordará, fue una iniciativa del Partido Colorado, luego acompañada por el Partido Nacional, que impulsaron la recordación de firmas necesarias para someter la iniciativa al juicio ciudadano.

Este será, muy probablemente, otro de los temas de la campaña 2014. El interés de la ciudadanía por este tema se asocia fundamentalmente a la preocupación por la inseguridad que los uruguayos vienen mostrando en los últimos años. Las encuestas muestran que la mayoría de los uruguayos creen (equivocadamente o no) que la reducción de la edad de imputabilidad contribuirá con la reducción de la inseguridad pública.

De acuerdo a la última encuesta de Equipos MORI de diciembre, casi dos de cada tres uruguayos (64%) están a favor de rebajar de la edad de imputabilidad, mientras que 31% está en contra.

Pero además (al igual que ocurría con la Ley sobre la marihuana) este estado de opinión no es coyuntural sino que ha sido persistente en los últimos tiempos. En líneas generales, en el último año, el apoyo a la rebaja de edad de imputabilidad nunca bajó del 60%, y el rechazo nunca fue superior al 30%. La excepción es precisamente esta última medición, de diciembre de 2013, cuando el rechazo se ubicó en 31%, un poco por encima que en los meses anteriores, quizá como producto de que el Frente Amplio ha hecho explícito más enfáticamente su rechazo a la iniciativa.

Como en tantos otros temas, los uruguayos tienen visiones algo diferentes según su identidad política. Entre blancos y colorados una mayoría muy amplia (ocho de cada diez) está a favor de la propuesta, mientras que entre los simpatizantes del Frente Amplio las opiniones están más divididas aunque, también, con una modesta mayoría a favor (53%), mientras que el 43% la rechaza.

Si este tema se instala como uno de los ejes centrales de la campaña, podría tener algunos efectos sobre el proceso electoral. En primer lugar, puede generar complicaciones a la candidatura oficialista, ya que tiene a su propio electorado dividido sobre el punto. Puede también generar alguna dificultad a Larrañaga, quien se ha expresado en contra de la iniciativa cuando la mayor parte de su electorado está a favor. Y, en contrapartida, puede generar oportunidades para los candidatos que están a favor de la propuesta (Bordaberry, Lacalle Pou, Amorín Batlle, Abreu).

Pero, como siempre, será la habilidad de los respectivos candidatos para explotar y confrontar sus respectivas posiciones la que determinará el verdadero impacto del tema en la elección del año próximo.

Volver al listado

Noticias relacionadas