5 . 5 . 2014 Volver al listado

Juicios divididos y bajo conocimiento sobre Aratiri

El gobierno inicia su último año de gestión con varios desafíos por delante. Uno de los planos más relevantes en los que el gobierno ha puesto mucho énfasis, es el inicio y desarrollo de varios emprendimientos de gran escala en distintos sectores de actividad. Los tres proyectos más destacados son la instalación de una planta regasificadora en Puntas de Sayago, el desarrollo de un puerto de aguas profundas en la costa de Rocha, y la explotación de la minería de hierro, concretamente a través del proyecto Aratirí.

Estos proyectos han generado voces a favor y en contra en el espacio público. ¿Pero cuál es el verdadero estado de opinión sobre los mismos? En el caso de la planta regasificadora, y del puerto de aguas profundas, hay un predominante apoyo a su implementación. Los focos de resistencia, aunque puedan estar movilizados y hacerse sentir en el espacio público, son minoritarios. Esto no significa que el apoyo sea un apoyo informado. Por el contrario, hay razones para pensar que buena parte del público en realidad no tiene demasiada información sobre las características concretas de estos proyectos. Pero, en cualquier caso, el estado de opinión pública es en principio favorable a los mismos.

Sin embargo, las cosas son algo diferentes con relación al proyecto Aratirí. Cuando se pregunta a los uruguayos por este proyecto, la opinión pública se divide en cuatro segmentos de tamaño similar entre sí. Uno de cada cuatro uruguayos (26%) está a favor del proyecto, otro tanto en contra (23%), otro ni siquiera escuchó hablar de Aratirí (26%), y el restante escuchó hablar pero tiene opiniones intermedias o no tiene una opinión definida (la suma del “ni/ni” más el “no sabe” es 25%).

Dos grandes lecturas se pueden hacer de este asunto. En primer lugar que, al igual que se mencionaba respecto a proyectos anteriores, el conocimiento del público sobre el proyecto dista de ser absoluto. Una parte no menor de la población ni siquiera escuchó hablar del tema, y muchos otros no tienen opiniones definidas a favor ni en contra. Estos dos grupos representan la mitad de la población del país.

En segundo lugar, que la otra mitad sí tiene opinión, y se divide en forma similar entre adherentes y detractores.

Por tanto, el clima de opinión respecto a Aratirí refleja, a diferencia de los proyectos anteriores, una situación ambivalente. En este tema el núcleo de resistencia no es minoritario, y representa una proporción relevante de la población, casi tan relevante como los adherentes.

Galería de imágenes Volver al listado

Noticias relacionadas