20 . 5 . 2014 Volver al listado

Cae el optimismo respecto a la economía local

En 2013 el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) resultó un 2,7% menor al del año anterior y el dato de diciembre registró una caída interanual de un 2,0%. De esta manera, luego de un tercer año de gradual pero persistente caída, el ICC mostraría haber agotado el ciclo de muy elevado optimismo que tuvo su auge en 2010.

No obstante, la predisposición a la compra de bienes durables en 2013 se mantuvo un 7,4% por encima del promedio de 2009, siendo que la confianza sobre la situación de la economía para el período 2010-2013 es la más baja respecto a 2009, con una caída de un 17,4%. Asimismo, no llama la atención que la predisposición a la compra de bienes durables se mantenga más elevada que en 2009 debido a que, en un contexto de crecimiento del ingreso de los hogares, el tipo de cambio promedio de 20,5 pesos por dólar en 2013 resultó un 9,2% menor al promedio de 22,6 pesos en 2009. Este comportamiento de 2013 indicaría para los próximos trimestres una gradual desaceleración del crecimiento del consumo privado y de las consecuentes ventas de algunos segmentos.

El ajuste a la baja de la confianza del consumidor el año pasado fue acompañado de un ligero incremento de un 3,7% de las expectativas de desempleo y de un relativamente más importante aumento de un 12,7% de las expectativas de inflación respecto a 2012, según datos de encuesta mensual elaborada por Equipos Consultores para el Programa de Opinión Publica y Confianza Económica.

Con un valor del dólar fluctuando a lo largo del año, la depreciación promedio en 2013 fue apenas de un 0,8%, por lo que más allá del impulso puntual en algunos meses, las expectativas de inflación habrían respondido a otros factores además del valor del dólar, en particular, al precio de los alimentos y bebidas. Así, lo que podría asociarse más directamente a la evolución del tipo de cambio al alza en el último semestre, sumado a las expectativas de inflación, es la caída de un 5,6 por ciento anual en la preferencia por realizar depósitos en moneda nacional. (Ver gráfico ICC)

En lo que refiere al año corriente, se observó una disminución importante del ICC en los meses de enero y de febrero, que luego en marzo fue compensado y permitió que se ubicara en 55 puntos. El dato reciente de marzo permite obtener el promedio del mismo en el primer trimestre del año, que se ubicó en 54 puntos, un punto por debajo del promedio del último trimestre de 2013 y dos puntos por debajo del promedio del primer trimestre de 2013. Al analizar los subíndices que conforman el ICC se observaron comportamientos similares entre esos subíndices y el ICC. En particular en marzo, tanto los índices de situación personal como el de situación económica del país presentaron importantes aumentos, mientras que el subíndice de predisposición a la compra de bienes durables se mantuvo igual.

Por otro lado, en lo que respecta a la predisposición a la compra de bienes durables en el primer trimestre del año, se observa un leve aumento en marzo pasado pero casi imperceptible, manteniéndose aún por debajo del promedio de 2013. Específicamente en marzo, dicho indicador continuó ubicándose en 42 puntos, lo que hizo que en el primer trimestre del año la predisposición a la compra de bienes durables también promediara en 42 puntos, reflejando niveles de moderado pesimismo. En la comparación interanual respecto al primer trimestre de 2013 dicho subíndice disminuyó seis puntos, mientras que respecto al último trimestre de 2013 el mismo se redujo dos puntos.

MENOR CRÉDITO A LAS FAMILIAS AL INICIO DE 2014. En los dos primeros meses de 2014, disminuyeron los saldos de los créditos destinados a las familias para consumo, expresados en dólares, luego de la tendencia creciente observada desde setiembre de 2013. Puntualmente, en febrero de 2014 este guarismo ascendía a 2.907 millones de dólares, por debajo de los 3.015 millones al cierre de 2013. Del total de los saldos de créditos al consumo en febrero, 2.014 millones de dólares correspondían al Banco República, lo que ubica a los créditos de esta institución levemente por debajo de los 2.058 millones del cierre de 2013, pero por encima de los 1.917 millones de febrero pasado. En cuanto a los bancos privados, en noviembre los saldos alcanzaron 865 millones de dólares, lo que se encuentra por debajo de los 1.184 millones registrados un año atrás, como de los 929 millones de diciembre pasado. (Ver gráfico Crédito-Consumo)

Si bien parte de la caída de los créditos en dólares puede explicarse por la suba del tipo de cambio, dado que más del 90% de los créditos al consumo están expresados en moneda nacional, otros indicadores de actividad, como la cantidad de operaciones nuevas, muestran una desaceleración en términos interanuales. El menor ritmo de crecimiento en el crédito es un resultado esperable, luego de varios años de expansión a tasas elevadas y con menores guarismos de incremento del consumo privado.

CAÍDA SISTEMÁTICA EN LA INTENCIÓN A SACAR UN CRÉDITO. Con respecto la intención de los encuestados de solicitar créditos en los próximos tres meses, un indicador de avance del dinamismo del mercado de créditos, se puede observar que entre 2010 y 2013 este índice presentó una caída sistemática, que se interrumpió a comienzos de 2014. En 2010, un 10,3% de los encuestados respondió afirmativamente cuando se los consultó sobre si tenían intención de solicitar un crédito en los próximos tres meses, mientras que este guarismo ascendía a 8,4% en 2011, 7,9% en 2012, 7,0% en 2013 y 7,7% en el primer trimestre de 2014. (Ver gráfico Intención por Préstamo)

Al considerar la región de los encuestados se constata que, en el primer trimestre de 2014, no hubo casi diferencia en la intención de solicitar un crédito entre Montevideo e Interior, con un 7% y un 8% respectivamente. Con respecto al nivel socioeconómico de los consultados, este guarismo fue de 13% entre los de nivel bajo, 6% entre los de nivel medio y 8% entre los de nivel alto.

La caída en la predisposición a tomar créditos es consistente con la disminución de la confianza del consumidor. Este deterioro en las expectativas está en línea con la desaceleración del consumo privado observada a partir de 2011, que evidencia una clara moderación en el comportamiento de los consumidores que seguramente continuará e incluso se profundizará en el transcurso de 2014.

CÓMO SE ELABORA EL ICC. El índice, de frecuencia mensual, forma parte del Programa de Opinión Pública y Confianza Económica (POPCE) desarrollado por la Universidad Católica y Equipos Consultores. La elaboración del índice sigue la metodología del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) de la Universidad de Michigan. Se construye en base a seis preguntas con respuestas pre codificadas positivas, negativas y neutras, donde se incluye la opción “no sabe, no contesta”. El objeto de este programa es elaborar y analizar los indicadores de confianza del consumidor en Uruguay. El ICC es elaborado por Equipos Consultores desde agosto de 2007.

Fuente: Confianza del Consumidor, extraído del informe de Marzo del POPCE (UCU-Equipos). Comentarios sobre Crédito, Alejandro Cavallo, Director de Economía

(Artículo publicado en Guía del Marketing, edición 2014)

Galería de imágenes Volver al listado

Noticias relacionadas